10 deportistas que quisieron ser músicos
Previous
RANDOM
¿La música nos hace más sanos?
Next
Empleabilidad

¿Colegiados o jubilados?

by Miguel Rodríguez10 Febrero, 2016

No, no es que me haya quedado sin temas aunque bien es verdad que lo de un Colegio de Músicos como alternativa al desbarajuste que tenemos actualmente en el gremio – un sistema es mejor que ningún sistema – es algo que ya se ha planteado en esta casa en anteriores ocasiones.

Vuelvo al tema porque el lunes me encontré con un artículo de El País sobre el tema de los jubilados que cobran pensión pero además siguen en activo. Como ya sabréis los escritores están en pie de guerra porque nuestra administración se ha puesto estupenda a la hora de privarles de jubilación por el tema de los derechos de autor y demás. Pues bien, esto es algo que también a los músicos nos afecta, no tanto por temas de derechos, sino porque si no tenemos cuidado a nuestros artistas les van a decir que verdes las han segado, y que decidan si quieren seguir haciendo conciertos o su pensión.

Pero esto no solo afecta a grandes solistas y directores, sino también a cualquier profesor de conservatorio que se jubile y que quiera seguir en activo haciendo sus conciertos y cobrando por ello, algo loable y que demuestra interés y ganas por seguir en esto de la música.

Retomando el tema, en el artículo se habla del caso de un químico jubilado que cobra pensión y, además, sigue haciendo chapucillas con sus probetas y matraces. ¿Suertudo eh? Pues ahí entra la ventaja de los Colegios Profesionales, que visto lo visto permiten hacer estas cosas ya que funcionan a través de sus mutuas particulares.

Además de esto un colegio de músicos sólido y coherente acabaría con la desunión dentro del gremio, aprobando un convenio en condiciones para todos los instrumentistas acabando con los bolos míseros pagados en negro – el último caso que conozco es de 100 euros por tocar una zarzuela en un pueblo de Soria sin ensayo ninguno – sin alta en Seguridad Social ni nada que se le parezca. Para esto estaría el colegio de músicos que denunciaría estas prácticas y al promotor del asunto se le caería el pelo.

Debate: colegio de músicos, ¿o mejor no? Clic para tuitear

A todo esto habría que añadir las actividades propias de cualquier colegio que funcione medianamente bien, como son encuentros del sector, centro de relaciones interprofesionales – el networking que dicen ahora – ayuda a la búsqueda de empleo y al desarrollo de proyectos, asesoría jurídica y económica, etc… Pero para más datos os dejo aquí links de colegios de otras especialidades como son el de fisioterapeutas o el de aparejadores de Madrid. También un pequeño artículo de un blog sobre las ventajas o no de colegiarse.

Obviamente un Colegio de Músicos no será la panacea – ni por asomo – pero al menos será algo más de lo que ya tenemos, cumpliendo una función aglutinadora de ideas para mejorar nuestra profesión y conseguir que se valore y respete como se merece – igual hasta se conseguiría incluir como delito aquello de “Músico… ¿y para trabar qué haces?”. Lo importante como siempre es abrir el debate para intentar cambiar las cosas entre todos, y si nosotros no podemos, por lo menos que los que lo pueden hacer tengan propuestas encima de la mesa. Y ya de paso tener la oportunidad de seguir en activo una vez jubilados, que no estaría mal.

Miguel Rodríguez
Fagotista, escritor y gestor cultural. Director técnico en la Barbieri Symphony Orchestra y colaborador en Conciertos Vitoria S.L.

Leave a Response

*