Estudiar música en el extranjero
Previous
RANDOM
Músicos por la Salud inicia su proyecto en la Comunidad Valenciana
Next
Descubre

Gráficos musicales: el caso de la Toronto Symphony Orchestra

by Miguel Rodríguez1 Junio, 2016

Uno de los temas más candentes del sector es el problema de las audiencias, y cada gerente elabora diferentes estrategias para hacer frente a un problema que ya en endémico y que, de no ponerle solución, puede acabar con gran parte del panorama musical internacional. En España la crisis ha hecho mucho daño, pero fuera de nuestras fronteras existen los mismos retos a los cuales se está buscando respuesta.

En otras ocasiones ya hemos hecho mención a las estrategias que están siguiendo orquestas como la Nacional de España, otras como la Barbieri Symphony Orchestra o la Detroit Symphony Orchestra, cada una como dentro de sus posibilidades pero siempre haciendo frente a la falta de público. Este tema también se trata en conferencias o jornadas de orientación, y siempre hay una idea que sale siempre a relucir: el desconocimiento por parte del público del lenguaje musical, de qué esperar en cada momento y qué quiere decirnos el compositor con su partitura. No es que la gente sea inculta o los músicos mejores que el resto, simplemente es que al igual otras artes nuestro modo de vida también tiene sus normas y significados, con sus complejidades intrínsecas que, o bien nos esforzamos en acercar a la audiencia, o terminaremos por quedarnos solos. La música es el lenguaje universal, pero debemos universalizarlo aún más.

Guia auditiva y visual orquesta

Detalle de la Sinfonía Fantástica de Berlioz

Esto, que parece simple, empieza a calar entre los gerentes de orquestas, y como ejemplo ponemos la Toronto Symphony Orchestra ha puesto en marcha un fantástico programa creando guías visuales de audición con dibujos para que el público pueda entender lo que va a escuchar con un simple vistazo. Así mediante formas, colores y algunas palabras sueltas, el oyente puede comprender la estructura interna de sinfonías tan emblemáticas como la cuarta de Brahms o la Júpiter de Mozart. Desde luego es un acierto que seguro se ganará la simpatía de todos los neófitos que se han dejado caer por la Toronto Symphony Orchestra pero como estas guías han empezado a publicarse esta temporada 2015/2016 que está terminando, aún es pronto para evaluar la propuesta con datos tangibles – personalmente creo que los resultados serán magníficos -.

La Toronto Symphony Orchestra utiliza gráficos para guiar a su público a través de la música Clic para tuitear

La innovación y las nuevas propuestas son claves a la hora de ofrecer nuevos productos musicales con los que atraer al público a las salas de conciertos para que conozcan, valoren y disfruten la música que es de lo que se trata. A través de estas ideas seguro que se conseguirá despertar el gusto por la clásica en muchas personas que de otra forma no se habrían acercado a un auditorio,  pues no olvidemos que los que son primeros oyentes hoy, son los potenciales abonados del futuro, y de ellos dependemos para que nuestra profesión tenga sentido.

Y si no, preguntaros: ¿De qué serviría que una orquesta tocase la más maravillosa obra si nadie estuviese ahí para escucharla?

Quizá te interesa:

Renovarse o morir…

Elitismo para todos

Miguel Rodríguez
Fagotista, escritor y gestor cultural. Director técnico en la Barbieri Symphony Orchestra y colaborador en Conciertos Vitoria S.L.

Leave a Response

*