Guía de sordinas de viento metal
Previous
RANDOM
¿Cómo compras tus entradas para los conciertos?
Next
Pedagogía

Respirar mientras tocas tu instrumento

by Maria Busqué3 Octubre, 2015

Mira que te lo habías propuesto. Respirar mientras tocas. Porque sabes que te sientes mejor, y porque tu sonido es más abierto, más lleno.

Y aquí está de nuevo. Te olvidaste.

Tal vez te empieces a dar cuenta de que los buenos propósitos no te están ayudando a conseguir tus objetivos.

Pero no te desanimes, estás en buena compañía. Nos pasa a muchos.

Los buenos propósitos para cuando estamos tocando dividen nuestra atención – tenemos que pensar en ellos para cumplirlos.

Como en nuestro ejemplo: tenemos que pensar en respirar mientras estamos tocando.

Pero no va a funcionar: pensar en otra cosa mientras hacemos música nunca nos permitirá estar completamente presentes durante la actuación. Y además, no es divertido.

Para que funcione, no puede haber una sola acción paralela a la música. Todo ha de estar integrado en la música o en nuestra forma de tocar. Para que nuestra atención esté al 100% donde la queremos: en la música.

¿Cómo, pues, podemos integrar la respiración en nuestra manera de tocar?

En vez de centrarte en el fin (respirar mientras tocas), prueba de experimentar con uno de los factores de la respiración: una mandíbula y lengua relajadas, y los labios relajados.

Integra la respiración en tu forma de tocar con estos sencillos pasos Clic para tuitear

Este es un ejercicio del Método Resonancia para una mandíbula relajada:

  1. Abre la mandíbula lenta y suavemente, siente el peso de la mandíbula. Abre bastante, pero no hasta llegar al límite. Sólo abre y no te olvides de seguir respirando.
  2. Relaja los músculos de la mandíbula y de la nuca, y deja que la mandíbula vuelva a su sitio por sí misma, despacio y suavemente.
  3. Te darás cuenta de que la mandíbula por sí sola no se cierra completamente (si se cerrara, los dientes se tocarían). En vez de eso, se para justo antes, por sí sola.
  4. Y este es el ejercicio: encontrar el punto propio de la mandíbula donde se para por sí misma. Repite el ejercicio varias veces, siente el movimiento, siente la respiración.
  5. Sin hacer nada, siente la nueva sensación de la mandíbula relajada, en su posición donde se para por sí misma. Abre ligeramente los labios. Siente los labios. Siente la mandíbula, siente la lengua.

Ahora, con esta sensación, empieza a tocar. No intentes que salga perfecto, sólo toca y siente la mandíbula relajada.

Mientras vas tocando, tal vez tu tendencia sea la de fijar los labios y la mandíbula de nuevo.

Y nota cómo cuando entreabres los labios un poco, tu cuerpo vuelve a hacer una respiración. Le estás permitiendo hacerlo. No lo estás haciendo tú.

Mientras tanto, puede que tu manera de tocar esté un poco estorbada, hayan notas falsas, etc. Pero tal vez sientes una cierta libertad, e incluso liberación, entre todo el caos.

Con el tiempo, puedes aprender a integrar esta sensación y que forme parte de tu manera de tocar. Una posibilidad sería repetir el ejercicio cada día antes de estudiar.

Cuando el cuerpo integra algo, no hay nada en qué pensar. Nada está separado de la música, y tú estás ahí, 100%. Esto vale la pena dedicarle tu valioso tiempo de estudio.

Y esto es lo que buscamos los músicos. El tema aquí no es respiración. El tema es libertad en el escenario. Queremos esta libertad, 100%, no importa lo que esté en juego. Queremos poder dar la talla y no sufrir bajo la presión. E incluso, tal vez… disfrutarlo. 🙂

Maria Busqué
¿Cómo un músico llega a desarrollar todo su potencial? ¿Cómo se consigue una mayor facilidad a la hora de expresar la emoción musical? En eso consiste mi trabajo. Soy Maria Busqué, músico en activo y profesora del Método Resonancia. Vivo y trabajo en Berlín. El Método Resonancia apoya a músicos a conseguir una mayor fluidez en el movimiento musical, con un sonido más lleno y rico en armónicos. Y todo, en favor a la emoción musical, aquella que ocurre en el momento. Conócelo en mi página web.

Leave a Response

*