Las mejores app afinador [Top5]
Previous
RANDOM
Música y salud en el sistema educativo
Next
Empleabilidad

La quimera de la ley de mecenazgo

by Miguel Rodríguez17 Febrero, 2016

La legislatura pasada no hubo finalmente ley de mecenazgo y al paso que vamos esto no va a cambiar en un futuro próximo. Así, para abrir boca. Sin embargo hoy he leído un artículo de Ritmos XXI que trae a colación el tema de marras, y claro, no he podido resistirme.

La primera reflexión lógica a la que se puede llegar es que en este país nuestro sector ha vivido de las subvenciones durante mucho tiempo, y esa dinámica no se puede cambiar de buenas a primeras. Después de años de presentar proyectos, esperar la convocatoria de turno y acomodar propuestas a los requisitos de la institución pertinente para tener más papeletas de llevarnos el premio – que también los hay –, desde que estalló la crisis hace ya ocho años nos hemos encontrado con que el todopoderoso Estado no era tan todopoderoso. Según un artículo de 2012 nuestro sector perdió entre 2009 y 2012 el 70% de sus recursos, y en septiembre del pasado año el presidente de ArteMad (Asociaciones de las Artes Escénicas en Madrid) estimó las pérdidas de subvenciones en un 60%. Que no lo digo yo, ahí quedan los links.

Hasta cierto punto hay cosas entendibles como bien dijo Javier Gomá, director de la Fundación  Juan March hace un par de años: “Si el Estado puede permitirse detraer más dinero de la Hacienda pública para la cultura, yo estoy a favor… pero el caso es que ahora no se lo puede permitir; con el dinero de la Hacienda pública se hacen carreteras, cárceles, hospitales…”. Vamos, que siempre va a ser más importante mantener un hospital a la hora de decidir a qué dedicar los recursos.

No obstante volvamos a nuestro tema: el Gobierno en su momento decidió que había que meter la tijera a lo grande. En la situación que nos encontrábamos y visto con perspectiva el cambio de sistema no era malo per selo dañino fue retirar las subvenciones sin ofrecer un plan alternativo. Si es verdad que cambiar la dinámica de los últimos treinta años de la noche a la mañana es imposible, no es menos cierto que ahogar al sector sin darle más salida que la callada por respuesta – y hablamos del 4% del PIB en 2012, que se dice pronto – es de juzgado de guardia. Precisamente ahora que parece que los días de las subvenciones están por acabarse debería existir un plan que, al tiempo que reduzca las cantidades de dinero público disponibles, aumente las deducciones fiscales para atraer capital privado que se beneficie dichas prebendas al desarrollar esa actividad como mecenas. Eso sería lo lógico, lo que se espera de un gestor con miras a futuro… pero estamos hablando de decisiones políticas, y ahí poco se puede hacer.

Lamentablemente este estrangulamiento que sufre la cultura no sólo nos afecta a nosotros. Por poner un ejemplo de la dejadez que sufrimos los culturetas de este país dejadme que me extienda unas pocas líneas más para hablar de un ejemplo que conocimos recientemente y que podía haberse arreglado o al menos paliado con una ley de mecenazgo: Este año se cumplen 400 años de la muerte Cervantes, y las efemérides de este pelo – hablamos del autor de la obra cumbre de la literatura, si no universal, al menos en nuestro idioma – hay que celebrarlas por todo lo alto. Con sus fotos con el  político de turno y esas cosas. Y sin embargo nos encontramos con lo siguiente: Hay más de 229 actividades programadas hasta julio pero no hay dinero para pagarlas. Como podéis leer en éste artículo, nuestros queridos mandamases se han echado las manos a la cabeza y han anunciado un 90% de desgravación fiscal para todo aquel que patrocine el asunto, llamando al capital privado a hacerse cargo del desaguisado que tenemos con la efeméride. Y encima con la mala suerte de que los ingleses, que estas cosas las hacen muy bien, tienen a Shakespeare cumpliendo la misma cifra… y todos sabemos que las comparaciones son odiosas. Simplemente mirad la web que han montado los de la pérfida Albión para el asunto y mirad la nuestra. O buscad en Google, que todo lo sabe.

La nueva Ley de mecenazgo, ¿cuándo llegará? Clic para tuitear

Si nuestros políticos hubiesen dedicado un poco más de tiempo a pensar en estas cosas tendríamos una ley de mecenazgo que se encargaría, ella solita, de ahorrarnos malos tragos como éste. Dicho esto la pregunta que cabe hacerse es ¿y por qué no existe tal ley? Pues o bien porque la irresponsabilidad y la desidia campan por sus respetos o bien porque hay razones por las que esto no interesa que salga adelante. Dejando de lado el hecho de que cabe la posibilidad de que el mecenazgo no cuaje en nuestro país… pero eso ya lo hablaremos, si se tercia, otro día.

Miguel Rodríguez
Fagotista, escritor y gestor cultural. Director técnico en la Barbieri Symphony Orchestra y colaborador en Conciertos Vitoria S.L.

Leave a Response

*