The Beatles vs The Rolling Stones
Previous
RANDOM
Ánimo de lucro, ¿sí o no?
Next
Pedagogía

No quiero defraudar a mi profesor de música

by Guillermo Dalia10 Noviembre, 2015

Los estudiantes de música viven numerosas situaciones de tensión en su larga carrera de formación: audiciones, conciertos, exámenes, pruebas para orquestas, recital final, etc. En ellas aparece normalmente la ansiedad escénica, la presión de tocar bien, de no ponerse nervioso o nerviosa,  la respuesta fisiológica se dispara: taquicardia, sequedad de boca, temblores, hiperventilación, etc. Y también la respuesta cognitiva se une a esta malestar con pensamientos como “seguro que me pongo nervioso”, “no me saldrá este pasaje”, “todos verán lo nervioso que estoy”, etc. Entre todas las que surgen hay una muy significativa que nos llama mucho la atención: “no quiero defraudar a mi profesor”.

Cuando preguntamos a los alumnos que nos indiquen de menor a mayor las situaciones ansiógenas que padecen en su actividad musical, el hecho de dar clase con el profesor está en el 4º ó 5º lugar, es decir, recibir la clase semanal con el profesor o profesora suele ser una situación que provoca ansiedad. Y si se trata de interpretar delante del profesor en una clase colectiva con otros alumnos, máster, jornada, etc., la situación es mucho más ansiógena.

Recibir clase de tu profesor de música dispara la ansiedad Clic para tuitear

“No quiero defraudar a mi profesor” no solo es una frase que esgrimen habitualmente en estas situaciones, también es el reflejo de algo más profundo y que esta demasiado presente en la vida del estudiante, y también en muchas ocasiones, del músico profesional.

Relación profesor-alumno

En la relación tan personal y única que se crea entre profesor de música y el alumno, esta característica negativa es algo que está muy presente y tenemos que eliminar. Desde las audiciones tempranas puede originarse este problema, cuando el profesor siente de manera exagerada y equívoca que su trabajo esta representado y valorado a través de sus alumnos.

Algunos profesores de manera manifiesta infunden esta presión a sus alumnos con frases directas, “no puedes dejarme mal”, “no puedo permitir que un alumno mío no pase a la final” o “todos saben que eres mi alumno y si no estás a la altura también quedo yo mal”. Esta postura se mueve entre una inconsciencia imperdonable y una crueldad inadmisible que sufren muchos músicos.

defraudar-profesor-de-música

Es cierto que muchos profesores no infunden esta presión a los alumnos, pero no pueden evitar que los alumnos la desarrollen por una excesiva idea de la responsabilidad. Pero en estos casos deben intentar paliarla.

Además, como vemos frecuentemente en las consulta de coachingparamusicos, esto no ocurre solo a estudiantes, también a profesionales de larga experiencia tienen en ocasiones esta presión absurda que potencia la ansiedad escénica, produciendo un malestar perjudicial. Es una presión más que va a alimentar los nervios en el momento de la interpretación y que influirá negativamente en le rendimiento de la actuación.

Esta idea, pensamiento y actitud hay que eliminarla de la relación entre el profesor y el alumno. El alumno, el músico, es el único responsable de lo que realiza y cómo lo realiza, no es cierto que los alumnos “sean” de un único profesor, tienen centenares de influencias en su formación, no “representan” a su profesor.

Una buena manera es empezando a hablar de ello, puede iniciar el tema el profesor o el propio alumno. Hablar sobre ello es el primer paso, fundamental, y plantearse después cuestiones del porqué ocurre esto, si realmente el profesor tiene este pensamiento o es el alumno el que lo crea sin la presión de aquél.

Esclarecer este sentimiento será sin lugar a dudas una liberación para el alumno, y puede que para el profesor.

Ánimo.

Guillermo Dalia
Licenciado por la facultad de Psicología de la Universidad de Valencia. Especialista en Psicología Clínica. Psicólogo especializado en la interpretación musical. Diploma de Estudios Avanzados.

Leave a Response

*